FÉRULA DE HÚMERO

FÉRULA DE HÚMERO

El húmero es el hueso más largo del brazo, se articula en la parte superior con la escápula por medio del hombro, y en la inferior con el cúbito y el radio por medio de la articulación del codo. La lesión más común de este hueso es la fractura de húmero.

Los síntomas de la fractura de húmero suelen ser inmediatos porque a menudo hay un fuerte chasquido o crujido que indican que el paciente se ha roto el brazo. Además existen otros signos y síntomas que incluyen:

  • Dolor severo que aumenta con el movimiento del brazo.
  • Hinchazón.
  • Hematomas.
  • Deformidad del brazo o la muñeca.
  • Incapacidad para poder dar la vuelta al brazo. 

En los casos en que el dolor supere el umbral de la normalidad y no se pueda utilizar correctamente, el paciente deberá consultar inmediatamente con un médico. Es más, el retraso en el diagnóstico y tratamiento de una fractura en el brazo pueden derivar en una mala cicatrización.

Gracias a los rayos X podemos diagnosticar la fractura y determinar el alcance de la lesión, localizar el lugar exacto de la fractura y saber si la lesión ha afectado a alguna articulación cercana.

Existen diferentes tratamientos para la fractura de húmero, dependiendo del tipo de fractura, en nuestro caso nos centraremos en la férula de húmero que inmoviliza el hueso roto y asegura de esta forma su curación.

La particularidad de nuestras férulas consiste en su diseño que nos permite fabricarla en dos valvas, con material termoplástico (PLA) o en una con material semirrígido (TP), permite ajustarla mediante cinchas cosidas dejando libres las articulaciones de hombro y codo.

El tiempo de inmovilización puede variar según la gravedad de la lesión, pero aproximadamente se sitúa entre 3 a 10 semanas. 

FÉRULA DE HÚMERO
FÉRULA DE HÚMERO
Abrir chat
¿Cómo puedo ayudarte?