FÉRULA PARA FRACTURA ESCAFOIDES

FRACTURA DE ESCAFOIDES

Una fractura de escafoides  consiste en la rotura de uno de los huesos pequeños de la muñeca. Normalmente ocurre después de una caída con la mano extendida. Los síntomas más característicos de una fractura de escafoides suelen ser dolor y sensibilidad en el área en la base del pulgar. Este dolor incrementa al coger un objeto. El tratamiento de las fracturas de escafoides puede variar desde la inmovilización hasta la cirugía, según la gravedad de la fractura y su ubicación en el hueso. 

ANATOMÍA DE ESCAFOIDES

ANATOMÍA

La muñeca está formada por los dos huesos del antebrazo, el cúbito y el radio, y ocho huesos carpianos pequeños. Estos se disponen en dos filas en la base de la mano, con cuatro huesos en cada fila.

El hueso escafoides es uno de los huesos carpianos de la muñeca que se encuentra en sobre el radio. 

Este hueso es de gran importancia para la movilidad y estabilidad de la articulación de la muñeca.

FRACTURA

Una fractura del escafoides se describe por su ubicación en la parte del hueso, la más común es en el medio, también conocida como “cintura”, pero también pueden encontrarse en los extremos proximal y distal del hueso.

Las fracturas normalmente se clasifican en función de la gravedad del desplazamiento, es decir, a qué distancia de la posición normal del hueso se han movido. Podemos encontrar:

  • Fracturas sin desplazamiento, cuando los fragmentos del hueso se alinean correctamente.
  • Fracturas con desplazamiento, cuando los fragmentos del hueso se han movido de su posición normal, como por ejemplo, que existan fisuras entre las partes del hueso o que los fragmentos se superpongan entre sí.
Ilustración | Radiografía de una fractura en la parte media del escafoides
escafoides

SÍNTOMAS

El síntoma más común es el dolor e inflamación en la zona tabaquera anatómica y en la muñeca por la zona del pulgar. 

Este dolor se suele ver incrementado cuando se mueve el pulgar o la muñeca, también al intentar coger algún objeto y realizar la conocida “pinza”.

Uno de los indicativos de una posible fractura es el dolor en la muñeca persistente pasadas las 24 horas desde la lesión. En ese caso lo más recomendable es consultar con su médico, ya que el tratamiento rápido de una fractura de escafoides ayudará a evitar complicaciones potenciales.  

TRATAMIENTO

El tratamiento que recomiende el médico dependerá de la ubicación de la fractura en el hueso, si la fractura está desplazada y el tiempo que ha transcurrido desde la lesión. 

TRATAMIENTO NO QUIRÚRGICO

  • Fractura cerca del dedo pulgar, este tipo de fracturas, consideradas de polo distal, con una correcta protección y movimiento restringido, pueden sanar en cuestión de semanas. La férula utilizada para este tipo de fractura estará por debajo del codo y envolverá la muñeca y el dedo pulgar.
  • Fractura cerca del antebrazo, si la fractura se encuentra en la cintura o en la zona proximal su curación es más compleja. Por eso, la férula para este tipo de fractura envolverá el dedo pulgar, la muñeca y llegará  hasta el codo, con el fin de estabilizar la fractura.

 

FÉRULA PARA FRACTURA ESCAFOIDES
tratamiento quirurgico

TRATAMIENTO QUIRÚRGICO

Si la fractura se encuentra en la cintura o en la zona proximal o hay desplazamiento, el médico puede recomendar la cirugía. El objetivo de ésta es realinear y estabilizar la fractura para ofrecer una mejor posibilidad de curar.

  • Reducción, el médico vuelve a colocar el hueso en la posición adecuada. Puede realizarlo mediante una incisión limitada y con guías especiales. También puede realizarlo con una incisión abierta con manipulación directa de la fractura. 
  • Fijación interna, en este procedimiento se usan implantes metálicos para sostener el escafoides en su lugar hasta que el hueso sane por completo.
  • Injerto óseo, en algunos casos, se puede usar un injerto óseo con o sin fijación interna. Consiste en la colocación de hueso nuevo alrededor de hueso quebrado. Este nuevo hueso se toma del antebrazo o de la cadera.

RECUPERACIÓN

Independientemente de su tratamiento se le puede indicar el uso de la férula durante 6 meses como máximo o hasta que sane la fractura. A diferencia del resto de fracturas la de escafoides suele sanar lentamente. 

Durante este período debe evitar:

  • Levantar, empujar o manipular más de medio kilo de peso.
  • Lanzar objetos con el brazo lesionado.
  • Participar en deportes de contacto.
  • Subir por escaleras de mano o trepar árboles.
  • Participar en actividades con riesgo de caer sobre la mano, como patinaje o salto de trampolín.
  • Usar maquinaria pesada o vibratoria.
  • Fumar, ya que puede demorar o impedir la sanación de la fractura.

Algunos pacientes tienen rigidez en la muñeca después de una fractura de escafoides. 

Es importante mantener el movimiento total del dedo durante el período de recuperación.  El médico le proporcionará un programa de ejercicios, que podrá referir a un terapeuta especializado, lo que ayudará a recuperar el rango de movimientos y la fuerza de la muñeca.

Abrir chat
¿Cómo puedo ayudarte?