Ligamento cruzado anterior | Prevención y tratamiento

La función principal del ligamento cruzado anterior junto con el cruzado posterior es la de controlar el desplazamiento de la tibia sobre el fémur, estabilizándose la rodilla cuando se produce un giro de la misma.

Esta lesión está asociada a otras como por ejemplo la fractura de menisco, y  es más habitual en deportistas.

El síntoma cuando se produce esta lesión es el dolor, impidiendo a la persona retomar la actividad. Por otro lado, se da la imposibilidad de apoyar la pierna, apareciendo en muchos casos un hematoma.

¿CÓMO PODEMOS PREVENIR LA LESIÓN?

Se debe llevar a cabo el fortalecimiento de cuádriceps e isquiotibiales, siempre con un buen calentamiento previo.

Algunos de los ejercicios que se pueden llevar a cabo en este sentido son los siguientes:

  • Levantamiento de la rodilla en movimiento, flexionándola junto con la cadera, llevando a cabo patadas al glúteo en movimiento
  • Practicar técnicas de caída adecuadas
  • Sentadillas y/o estocadas
  • Ejercicios para los músculos isquiotibiales 
  • Ejercicio para gemelos, presionando los dedos de los pies contra el suelo y levantando los talones
  • Salto vertical simple, con las manos apoyadas en la cintura y realizando una flexión al caer
  • Realizar carreras en dirección recta (hacia atrás y hacia adelante), en diagonal y en carrera combinada con saltos

En un primer momento, será el médico quien determine si existe inflamación y sensibilidad. Además, se llevarán a cabo ciertas pruebas médicas como la radiografía, la resonancia magnética y la ecografía.

¿CÓMO PODEMOS TRATARLA?

El tratamiento dependerá del tipo de paciente y tipo de rotura:

  • Tipo 1: Se trata de una lesión leve, aunque el ligamento esté afectado, podrá mantener su función de estabilización de la rodilla
  • Tipo 2: Rotura parcial del ligamento
  • Tipo 3: El ligamento se rompe por completo. Se trata del tipo de rotura más habitual

Tanto en el esguince tipo 1 como el tipo 2, el tratamiento conservador es posible, basándose en:

  • El descanso, para que la lesión pueda sanar
  • La aplicación de frío cada dos horas con una duración de 20 minutos
  • La compresión sobre la zona con vendaje elástico
  • La elevación de la pierna durante el período de descanso

Si fuese necesario el tratamiento quirúrgico, se llevará a cabo mediante artroscopia. Con esta técnica sólo se precisan 2 o 3 incisiones en la rodilla para implantar el injerto y, una vez realizada la intervención, se comenzará progresivamente con la rehabilitación.

El principal objetivo durante los primeros días es extender la rodilla por completo y flexionarla más de 90º.

Se recomienda durante las 3 primeras semanas utilizar una rodillera para estabilizar la rodilla.


PÓNGASE EN CONTACTO CON FIIXIT

Si requiere de una férula de inmovilización impresa en 3D para sustituir su escayola de yeso, solo tiene que rellenar el formulario para que podamos informarle acerca del centro adherido más cercano a usted.

Indíquenos su patología y su ciudad, además de cualquier duda que le gustaría resolver acerca de nuestro producto.

952175555

690249257

info@fiixit.es

Calle Las Eras . Local 24. 29130
Alhaurín de la Torre | Málaga


Recomendaciones tras una inmovilización